Gustavo Bueno: el problema de España

El debate nº 99, con Gustavo Bueno, presentado por Ismael Carvallo.
 

Desde su llegada a la jefatura del gobierno de España, y en medio de una tremenda crisis económica, la administración de Mariano Rajoy, del Partido Popular, se ha visto obligada a llevar adelante toda una serie de medidas de ajuste que de inmediato produjo protestas de diversa índole y magnitud, llevando a España en los últimos meses a ser el centro de atención en el área geopolítica de la Eurozona y, en general, el centro de atención de los medios internacionales.

Pero nos parece desde Plaza de Armas que muchos de los análisis que sobre España son hechos desde distintas perspectivas, como puede ser la mexicana, participan de un mismo error de interpretación, consistente en mantener una óptica global en la que se encuadra su dialéctica política, a saber, la óptica de la transición democrática de 1978 y del régimen resultante de ese supuestamente exitoso proceso: la democracia coronada y el Estado de las autonomías. Y decimos que nos parece un error sobre todo porque, de manera general, este proceso es considerado como un éxito rotundo, como modelo canónico de "cambio político" o de "transición", siendo que, desde nuestra óptica, buena parte de la crisis actual española se debe precisamente a que el del 1978, lejos de haber sido un triunfo de la democracia, debe ser visto como un aplastante fracaso histórico y como uno de los más desastrosos procesos políticos de la historia reciente. Y si estamos entonces ante un fracaso histórico, podemos considerarnos en posibilidad de afirmar que, por cuanto a lo que a la dictadura y a la transición democrática concierne, estamos también ante un mito ideológico más.

Este es el marco en el que se sitúa la entrevista que, en exclusiva y desde Oviedo, España, hemos podido tener con el profesor Gustavo Bueno para Plaza de Armas.


Plaza de armaslas evocaciones requeridas   el debate   intervienen

Imprima esta página Avise a un amigo de esta página