Diego Ramos: pintura y pasión taurina

El debate nº 94, con Diego Ramos, presentado por Ismael Carvallo.
 

Gómez de la Serna le llamaba la fiesta más trágica y luminosa. Y algo similar afirmaba Hemingway, cuando decía que 'la corrida no es un deporte en el sentido anglosajón de la palabra, es decir, no es un combate igualitario o una tentativa de combate de igual a igual entre un toro y un hombre. Es más bien una tragedia, la muerte del toro, representada mejor o peor por el toro y el hombre que participan en ella y en la que hay peligro para el torero y muerte cierta para el toro'. Ortega y Gasset no pudo nunca terminar de desarrollar su teoría del toreo, dejando todo en aproximaciones que gravitaban en torno de la idea de la caza. Y Fernández Tresguerras afirma, desde el materialismo filosófico, que la del toreo es una institución que solamente puede hacerse inteligible cuando se le mira como una ceremonia religiosa.

Cuentan por ahí, en todo caso, que Andrés Calamaro, al enterarse de que los toros fueron eliminados en Cataluña, anunció públicamente que, por tal razón, dejaba en ese preciso instante de ser "un progre". ¿Cuáles son las razones de tan categórica renuncia de Calamaro? ¿Y cuál es en todo caso la esencia del toreo? Diego Ramos, pintor colombiano, nos comparte en esta charla lo que para él podrían ser las claves de esa trágica y luminosa ceremonia religiosa.


Plaza de armaslas evocaciones requeridas   el debate   intervienen

Imprima esta página Avise a un amigo de esta página