La Plaza de Armas y la ciudad hispanoamericana: figuras del imperio

El debate nº 47, con Iván Vélez y Oscar Mazín, presentados por Ismael Carvallo.
 

Cuenta el chiste que cuando dos ingleses fuera de Inglaterra se encuentran fundan un club, y que cuando son dos españoles quienes lo hacen, lo que fundan es una ciudad. Pues bien, al margen de que se trate de un chiste, lo cierto es que la norma histórico-política que definió al Imperio español fue la de los imperios generadores, característica fundamental de los cuales es que reproducen su propia estructura ahí donde se implantan. Tales son los casos del Imperio romano y el Imperio español, una de cuyas más notables directrices fue precisamente la de fundar ciudades a lo largo y ancho de sus vastos dominios. La ciudad y la Plaza de Armas hispánicas, tanto en España como en América, deben ser vistas así no ya como entidades aisladas las unas de las otras, sino como nódulos que participan simultáneamente de un despliegue histórico de grandes proporciones, resultado más palpable del cual es lo que muy bien podríamos denominar hoy en día como hispanidad contemporánea.


Plaza de armaslas evocaciones requeridas   el debate   intervienen

Imprima esta página Avise a un amigo de esta página